Exposición

100 AÑOS AYUDANDO: EXPOSICIÓN CONMEMORATIVA

Septiembre-Diciembre 2014

Documento pdf Galería de fotos

HORARIO DE VISITAS:

SEPTIEMBRE 2014

Miércoles, Viernes y Sábados:

De 18 a 20 horas

OCTUBRE-DICIEMBRE 2014:

Miércoles, Viernes y Sábados:

De 17 a 19 horas

La Fundación Vicente Rodríguez Fabrés cumple cien años de labor altruista y filantrópica, guiada por un marcado ideario católico, fruto de la voluntad de su fundador. Gracias a la labor del Patronato, presidido por el Sr. Obispo diocesano y compuesto por los representantes de las principales instituciones provinciales, junto a un antiguo alumno y un agricultor tras la reforma estatutaria, ha sido posible atender y promover a los más necesitados durante todo este tiempo.

Para celebrar semejante efeméride, entre los actos que se desarrollan a lo largo del año, el Patronato ha querido abrir la casa, los edificios históricos de la Vega, y disponer en ellos una selección del patrimonio que conserva, a fin de que el visitante pueda realizar una aproximación sencilla pero fructífera a la labor desarrollada, a la persona de don Vicente y al lugar histórico en el que se levantó y subsiste su obra.

Acceso y planteamiento espacial.

            El recorrido se inicia por la puerta occidental de la Iglesia de la Virgen de la Vega, prosigue en su interior, avanza a través de la capilla de los arcos y, por medio del cuerpo bajo de la torre asciende hacia el coro, desde donde atraviesa diversas estancias para desembocar en la crujía alta del norte del claustro de Quiñones, la cual antecede a la escalera que conduce hacia otras salas superiores donde finaliza la exposición.

Los inicios

            El relato de la muestra se inicia presentando al Fundador, a su familia y la voluntad que dio origen a la obra buena, junto al reconocimiento público que Ayuntamiento, Universidad y el propio Patronato le han rendido en el transcurso del centenario.

Las riendas de la Fundación: el Patronato

            Para llevar adelante la manda testamentaria y poner en marcha la iniciativa, el fundador pone a su cabeza un patronato formado por el Obispo, el Magistral de la Catedral (luego sustituido por el Deán), el Rector de la Universidad, el Presidente de la Diputación, el Alcalde de Salamanca, un antiguo alumno, un agricultor de la provincia y un jurista de reconocido prestigio, quienes velarán continuamente por el buen desarrollo del deseo de don Vicente.

            Como testimonio de la consideración social de la obra, sirvan las distintas visitas realizadas por la Casa Real a las instalaciones de la Granja y Asilo de la Vega.

Los orígenes de la casa: el Monasterio de Santa María de la Vega

            El Monasterio de Santa María de la Vega fue fundado por la voluntad de un caballero leonés llamado Velasco Íñigo y de su esposa Dominga, quienes donaron al Abad y Real Convento de San Isidoro de León en 1166 los edificios del sitio de la Vega, a fin de que los canónigos de aquella casa poblaran el lugar y restauraran la vida en comunidad conforme a la regla de San Agustín.

            También en este espacio se lleva a cabo una aproximación a la imagen de la Virgen de la Vega, hoy día en la Catedral Vieja, y a los testimonios históricos que se conservan, como una serie de curiosas miradas al aspecto que presentó durante los siglos del barroco. También se recupera una de las imágenes que acompañó a la titular en el retablo del S. XVIII.

La reforma de la Iglesia para convertirla en Capilla de la Fundación

            La construcción de los retablos e imágenes fue confiada a Félix Granda, el gran impulsor y renovador del arte sacro en un universo de sentido que hasta ese momento había gravitado en las figuraciones salidas de Olot. Sus reinterpretaciones de las iconografías, devolviéndoles la frescura de la originalidad y del fundamento bíblico-teológico o de la Tradición eclesial, más que obrando desde los postulados de la mera piedad popular, consiguieron que sus creaciones se encontraran plenas de la espiritualidad necesaria adaptada a su tiempo y a la par fueran verdaderas obras artísticas.

            El ideario de la Fundación se encuentra perfectamente detallado en la iconografía que desarrollan las vidrieras, debido a la famosa Casa Maumejean, uno de los mejores conjuntos que se conservan íntegros en la capital del Tormes.

            En esta área se ha seleccionado un grupo de imágenes históricas de pequeño formato y se ha optado por crear una zona de respeto en torno a la tumba donde reposan los restos del fundador y su familia.

            El menaje litúrgico, vasos sagrados, candeleros, sacras y demás elementos se muestran en el contexto del presbiterio, dando un especial relieve a la custodia, pieza muy interesante desde el punto de vista de su discurso teológico.

Sobre la antigüedad de la Iglesia

            Los restos más antiguos que se conservan en el complejo se encuentran en la actual capilla que hace las veces de sacristía. Se conoce como Capilla de los arcos en alusión a las cinco arcadas románicas que subsisten in situ. A estas hay que sumar dos laudas sepulcrales que ubican al templo en épocas muy tempranas (siglos XII y XIII).

Las Hijas de la Caridad

            Las Hijas de la Caridad comienzan su vínculo con la Fundación en el mes de agosto de 1914, periodo en el que se firma el contrato que traerá a la vera del Tormes un grupo de veinte religiosas regidas por una superiora, para hacerse cargo del Asilo de la Vega. Con ellas llega también su espiritualidad, reflejada en la iconografía de Olot y Valencia que se expone.

La pinacoteca

            Los lienzos que se conservan actualmente sólo son una pequeña muestra de lo que aparece reflejado en los inventarios realizados tras la muerte de don Vicente. Ha logrado llegar a nuestros días una relación de obras de pequeño formato dedicados a la pintura de paisaje en su mayoría, vistas de rincones bucólicos y marinas. Sus dimensiones son las adecuadas para poder ubicarlas en el interior de las estancias domésticas de la burguesía, frente a los grandes formatos que demandaban unas habitaciones de mayores dimensiones y que, tradicionalmente, habían estado dirigidos hacia los estamentos privilegiados y sus desahogadas viviendas.

La música en el Asilo de la Vega

            Uno de los aspectos que bien pueden calificarse como prioritario en la educación de los internos lo constituyó la música. Al frente de la misma estuvieron hombres de gran talla, potencia y erudición que consiguieron inculcar a los infantes tal conocimiento y pasión por esta disciplina que durante muchos años la agrupación resultó ser referencia obligada, apreciadísima por la sociedad de su tiempo.

Una mirada al interior de la casa

            Se han seleccionado una serie de objetos que pertenecían a la intimidad de la casa de la familia Rodríguez Fabrés, suficientemente elocuente como para dibujar un tipo de vida desahogada, rodeada de los mejores enseres y adelantos de su tiempo, en conformidad con su estatus social.

Los edificios de la Fundación

            La fundación comienza en el año de la muerte de don Vicente (1904) su andadura, dando a luz un proyecto que tardará diez años en estar terminado. Su actividad real se inicia en 1914 en un grupo de edificios llenos de novedades y modernidades para la sociedad del momento. Las fotografías históricas, junto con las realizadas por los alumnos del centro en el curso 2013-2014, permiten conocer de primera mano el antes y el ahora de la institución en un único vistazo, mientras se admira el claustro de Quiñones.

Epílogo: Un Filántropo para Salamanca

            El acceso al último capítulo encargado a la Exma. Diputación Provincial, se realiza por una escalera de tipo imperial, construida con elementos de la famosa fábrica de hierro Moneo, donde se han dispuesto fotografías históricas de la Fundación en El Cubo de Don Sancho y Rollanejo, lugares estrechamente relacionados con ella.

            En el epílogo la selección documental realizada lleva a cabo un interesante recorrido a través de los testimonios escritos, impresos y gráficos donde se pueden constatar las diversas facetas de la familia Rodríguez Fabrés, sus negocios, asuntos y el propio devenir de la Fundación.

Salida

            La salida se realiza bajando la escalera de hierro a través de la puerta principal del CIFP Rodríguez Fabrés.Residencia mixta gratuita.

 

 

Copyright ©2017  Fundación Rodriguez Fabrés | Todos los derechos reservados | Aviso legal | Contactar